Saltar al contenido

MÚSICA ~ Babasónicos en Berlín: intimidad desfachatada

Babasónicos en Berlín. La banda argentina se presentó en la Ciudad el pasado 4 de mayo. En esta crónica te contamos cómo fue el show, cuáles fueron las canciones y cómo fueron los entretelones del recital, pero también te damos la perspectiva de una fanática que, ni en buenos Aires, vivió un show tan íntimo y cercano.

Sábado a la noche en Berlín, más exactamente en el barrio de Kreuzberg, uno de los más populares entre los locales y turistas. Bi Nuu Berlín —un espacio cultural donde bandas y público se encuentran— es el lugar escogido por Babasónicos para hacer su aterrizaje en la capital Alemana, dentro del #TourDiscutible. Allí estoy, estacada al piso, impaciente por un show que, desde su anuncio, estoy esperando.

El recital está previsto para las 21hs y a eso de las 20:30 llego al lugar, acompañada por mi novio. Hay una fila incipiente de gente en la entrada y allí nos ubicamos, a la espera de poder ingresar. Es una noche algo fresca pero cálida en simultáneo, de esas en las que la primavera se empieza a notar en el cuerpo. Después de un rato, dan ingreso a la sala y allí todo comienza.

Bi Nuu Berlín es un espacio similar a lo que en Buenos Aires podría asemejarse a El Teatro de Av. Rivadavia o El Hangar, un espacio amplio, de luces rojas y de colores y con dos barras: una  ubicada donde está el escenario y otra en una antesala grande donde la gente se va acodando para pedir sus bebidas. Nosotros optamos por una cerveza que disfrutamos mientras elucubramos teorías de dónde es mejor posicionarnos para ver el show.

Elegimos el costado izquierdo del escenario y adelante de todo. Aún es temprano, aunque ya la gente va llegando, lo cual nos impacienta un poco para terminar de definir dónde ubicarnos. Finalmente elegimos ese espacio estratégico donde, justo, la gente cercana a la banda y la organización entra y sale. A nuestra derecha un Guardia de Seguridad vigila todo desde su vista de halcón. Le preguntamos si podemos dejar nuestros abrigos en la baranda y nos dice que sí, esbozando una mínima sonrisa.

Foto: Tommy Tow

Pasan los minutos y la gente hace su ingreso. El lugar se va llenando y de pronto comienzan los cánticos típicos de la espera de un show, palmas y aplausos para pedir que los músicos salgan al escenario. Pronto, sospechamos, comenzará.

Las luces se bajan y los gritos y aplausos de la gente ganan terreno. Por dentro siento el acelere típico de momentos como este. Recuerdo, como en un flash, que en noviembre de 2018, cuando me fui de Buenos Aires, el último recital que vi fue el de Babasónicos en Obras Sanitarias. Y ahora, seis meses después, el primer recital que veo en Berlín es de la misma banda, una coincidencia extraña pero hermosa.

Desde nuestra privilegiada posición vemos la subida al escenario de los músicos: Diego «Panza» Castellano (batería), Gustavo «Tuta» Torres (bajo), Mariano «Roger» Domínguez (guitarra), Diego Uma-T Tuñón (teclados) y Diego Uma Rodríguez (guitarra y coros)  A un costado, un concentrado Adrián Dárgelos espera su turno de subir y cantar. Comienzan los acordes de Ingrediente, la segunda canción de Discutible, el disco que se presenta hoy y que es uno de mis temas favoritos del álbum.

Foto: Tommy Tow

El público Berlinés estalla y de inmediato se celebra una ceremonia de intimidad, algo así como un micro-espacio sin fronteras, donde Buenos Aires converge y se siente en la sangre. Siguen los temas En Privado y Bestia, seguido por un melódico Vampi que apresura bocanadas de cerveza y ternura.

Los saltos, gritos y la urgencia del festejo llegan con La Lanza e Irresponsables, con afinados y especiales sonidos de Mariano Roger. El público alrededor está extasiado como yo, comprendo entonces que no soy ni somos los únicos que estamos sumergidos en este momento tan especial. Meses atrás Obras Sanitarias, hoy Bi Nuu en Berlín… me resulta increíble el encantamiento que estoy viviendo.

La playlist de la noche sigue con La pregunta, Teóricos, y el infaltable Y Qué y no solo por estar cerca es que se puede sentir la vibra que hay en el grupo, esa sincronía organizada de miradas, gestos y sonrisas entre todos, esas ganas de dar lo mejor de sí, todo traspasa los pocos metros que nos separan.

Sabemos que todo lo bueno tiene un fin, que en algún instante todo puede terminar, y ya promediando las 20 canciones sé que pronto llegará el final. Sin embargo, frente a mí se ofrece un banquete inimaginable: un contacto visual de los ojos de Dárgelos con los míos, una cápsula de tiempo que dura unos pocos segundos y se me hace inolvidable, y para ese momento de la noche no puede haber canción más perfecta que Yegua sonando con todo.

Foto: Tommy Tow

Hay una pausa en mi cabeza y en el show, la típica pausa del regreso antes del final, y allí aparecen todos de nuevo para dos canciones más que son el cierre: Desfachatado y Pendejo, climax de Lanús en 1991, climax de una noche de primavera en Berlín, una ciudad que recibió a esta banda argentina como si fuera local, y así se sintió.

Los músicos se van del escenario, lo dan todo, saludan, sonríen y se abrazan. Allí Mariano Roger nos regala una de sus púas, y parte de la organización nos extiende una de las listas, con marcas a mano de dos temas que no sonaron, con un mail donde enviar esta misma nota que estoy escribiendo y con la certeza de saber que esa, ésta, fue una noche y un show inolvidable.

La playlist del show

El 17 de mayo Babasónicos estrenó su video Ingrediente y ya en Buenos Aires están ensayando para su próximo show que será el 1 de junio, en el Hipódromo de Palermo. Luego, se presentarán el 13 de Julio en el Estadio Atenas, de La Plata. Y la gira sigue.

Angie Pagnotta-Depersia Ver todo

Co-Fundadora & Directora
Periodista, Escritora y Editora.
Contacto: angie.pagnotta@somos.berlin

A %d blogueros les gusta esto: