Saltar al contenido

MÚSICA ~ Aarón Castrillo: «El entusiasmo que siento por la música brota de mi interior»

Baterista originario de Sevilla, España. Es licenciado en Batería Jazz de la prestigiosa «Musikene» del País Vasco. En esta nota, SOMOS BERLÍN PRESENTA a Aarón Castrillo.

 

Aarón Castrillo

¿Cómo describirías tu pasión por la música?

Es visceral. El entusiasmo que siento por la música brota de mi interior. Tanto escuchar música, como componer o tocar, son tareas que van conmigo desde que tengo uso de razón. Vivo, afortunadamente, de la música, pero procuro mantener una relación más de «amistad» con ella que «profesional», ya que me gusta sentirla como un hobby más que como un trabajo. Esto me ayudar a fluir mejor y mantener fuerte la pasión que siento por ella.

 

¿Cuándo y de qué modo recuerdas el nacimiento de tu interés por la música? Y, más precisamente, por la batería.

Fue de manera totalmente natural gracias, sobretodo, a mi familia. Mis padres son pintores y docentes. Mi hermana es fotógrafa freelance y también pinta. En mi casa siempre sonaba música, sobre todo la clásica, ya que mis padres son buenos melómanos. Les flipa pintar con música de fondo: Bach, Tomás Luis de Victoria, Vivaldi, Rachmaninov, Chopin, Debussy, Falla, Ravel, Satie… También hicieron sus pinitos cantando en algún que otro coro. Gracias a este ambiente, el nacimiento de mi interés por la música fue casi automático, como si estuviera destinado a darse. Empecé con el piano a los 7 y estudié 10 años piano clásico en el conservatorio. En mi adolescencia empecé a escuchar mucho Rock, Punk, Metal y Pop, y me pasé casi sin pensarlo a la batería. Me va la tralla. Y con  19 años descubrí el jazz. 

 

En 2016, obtuviste la Licenciatura en Batería Jazz en la prestigiosa escuela «Musikene» del País Vasco, ¿cómo fueron tus años de formación y qué puedes contar sobre este recorrido profesional?

Recuerdo con mucho cariño mi paso por Musikene y el tiempo en general que viví en el País Vasco. Fueron unos años de un aprendizaje brutal, tanto a nivel académico como personal. De trabajo duro y de superación. Esa escuela tiene un gran elenco de profesores, entre ellos el de Batería – Jazz, Jo Krause, al que por siempre le estaré agradecido. Recuerdo estudiar y compartir momentazos con compañeros increíbles. De Musikene sale en general gente muy bien preparada, pero diría que me tocó en una promoción realmente buena, algunos de ellos auténticos talentos que actualmente forman parte de la  escena más potente de jazz en España.

 

Si tuvieras que elegir una de tus composiciones para que los lectores conozcan tu trabajo, ¿cuál sería y por qué?

Berliner Walzer podría ser un ejemplo, de mi album Memories, el primer trabajo con mi quinteto. Es una balada, algo melancólica y gris. Un poco como Berlín en invierno, la época en la que compuse el tema. Es la composición más tranquila de Memories, por lo que que animo a escuchar el resto del disco, que no todo son baladitas.

 

En España has tenido múltiples participaciones como sideman y te has presentado en distintos Festivales, ¿qué es lo que más disfrutaste de esas experiencias? ¿Tienes en vista nuevos conciertos en tu país natal? 

Como sideman en mi país he tenido la gran suerte de poder tocar en multitud de festivales con músicos excepcionales, muchos de ellos con los que estudié. Destacaría el Festival de Jazz de San Sebastián Heineken Jazzaldia, uno de los más antiguos e importantes de Europa. Guardo un gran recuerdo de las veces que pude actuar allí. He grabado y girado con proyectos como el Luismi Segurado Trío (Tritones y Serendipia, 2017 Fresh Sound), el Victor Antón Group (Motion, 2016 Errabal Jazz) o Garob Band (New Face, 2017 Neoduction). Desde que dejé mi país en 2016, se ha ido enfriando la relación con la escena de allí y mi colaboración con músicos españoles, aunque a veces siguen saliendo cosas. Estoy planeando una pequeña gira por España para el próximo año con mi quinteto.

Quisiéramos que nos cuentes sobre tus presentaciones en Italia, Países Bajos, y Dinamarca, entre otros países. ¿Cómo se ha dado este salto internacional? ¿Cómo viviste estas experiencias?

El inicio de todo fue gracias a empezar a estudiar en el European Jazz Master (EUJAM) en Ámsterdam, en 2016 . Fue una oportunidad única, ya que este Máster te brinda la opción de permanecer en una escuela de distinto país por semestre. Estuve en Ámsterdam, en Copenhagen y en Berlín. Y gracias a este salto conocí a mucha gente a nivel internacional con la que actué en varios países de Europa. He podido tocar en lugares tan emblemáticos como el Bimhuis de Amsterdam o el Jazzhaus de Copenhagen. Mi lista de contactos creció y pude ver mucho más allá de la escena musical de mi país. Salir fue algo que me vino genial y que recomiendo enormemente a cualquier artista. Romper fronteras te hace mejor y te enriquece a nivel personal.

 

Este año lanzaste Memories, tu primer trabajo discográfico. Cuéntanos sobre este proyecto y cómo fue forjándose la idea.  

Memories fue un proyecto que llevé a cabo durante mi tiempo en el EUJAM. Es un álbum especial porque fue mi presentación al público como compositor y líder de una banda. Me hizo salir de mi zona de confort como sideman, acostumbrado a que otros llevasen las riendas. Memories es una especie de diario en el cual cada «capítulo» está compuesto en una época diferente y/o un país distinto. Son pequeñas fotografías temporales, por así decirlo, de un tono un tanto nostálgico, con temas que abarcan la soledad y el desasosiego de un cuasi apátrida o la esperanza y la pasión por un futuro mejor. Me sirvió para plasmar ideas personales que rondaban por mi cabeza y otras musicales que estudiaba por esa época, liberar algo de espacio y en definitiva dejarlas de una forma más evidente y sotisficada escritas sobre el pentagrama.

 

Sobre tu estancia en Berlín, ¿cómo te va tratando la ciudad? ¿Qué puedes decir sobre tus experiencias aquí? 

Berlín es una ciudad con una capacidad de reinvención muy grande, y eso es una de las principales razones por las que me quedé. Cada día sorprende, nunca falla. Me empapo de la diversidad y la originalidad de la gente, algunos muy adelantados a su tiempo. Y la historia que guarda esta ciudad, que casi se respira en cada esquina. Pienso de Berlín que es un lugar que puede darle a uno casi todo lo que busca. Algo fantástico pero que a veces puede ser contraproducente, porque es tal la cantidad de opciones que se mueven que muy a menudo abruma y puede hacerte perder el norte. Vivir aquí es aceptar ese tipo de contradicciones. Otra cosa que aprecio de Berlín es esa oportunidad de ver a tantos artistas de mi era creando aquí y ahora, gente única sin importarles nada más que el hecho de ser uno mismo. Como se suele decir aquí, «In Berlin, kannst du alles sein».  No sé, me emociona pensar que quizás me codeo con verdaderos genios del futuro. Y creo que esto es algo que trasciende a muchos niveles. En el artístico, es algo impagable.

 

Por otra parte, ¿desde hace cuánto tiempo estás aquí? ¿Qué lugares te gustan frecuentar y explorar?

En total llevo casi 2 años en esta ciudad (¡cómo pasa el tiempo!). Los primeros 6 meses los pasé estudiando el penúltimo semestre del EUJAM. Al terminarlo en Ámsterdam, me vine casi corriendo de vuelta a Berlín. Holanda es bonito, pero no es mi tipo.

Frecuento bastantes clubes/bares de música en directo. Esta ciudad tiene una lista casi infinita de lugares super guapos. Me gusta también ir de vez en cuando a las jams del barrio a tocar un poco, encontrarme con los de siempre y dar la bienvenida a los nuevos.

Entre mis sitios favoritos están Donau115, A-Trane, Zig Zag, Schlot, Zukunft, the Hat Bar, Engels, B-Flat, Fuk;s Bar, Sowieso…

 

En Berlín, además de músico, ejerces como Docente, ¿cómo se dio esta veta y dónde dictas clases?

Siempre he impartido clases en mi estudio a nivel particular y de forma espontánea. Al final hay que darlas porque no se vive sólo de tocar, y menos haciendo Jazz. Pero hace como medio año que empecé a tomármelo como un verdadero curro, ya que conseguí una plaza como profesor en una Musikschule en Brandenburg. Me gusta, me lo paso bien y no es algo que me quite tiempo en exceso si necesito preparar un ensayo, practicar o ir a tocar. El dar clase al final se siente como una enseñanza recíproca ya que se aprende montón de los alumnos a la vez que se enseña.

Aarón Castrillo

¿Proyectos a futuro?  

Acabo de terminar de grabar en el nuevo disco de Joshua Jaswon, gran saxofonista y compositor de Londres. Lanzaremos el disco a principios de 2020 con un sello inglés y estamos preparando gira de presentación. Un proyecto muy potente, con 9 músicos y con una música preciosa de Josh. También estoy en el quinteto de Leon Røsten, pianista y compositor noruego. El mes pasado estuvimos presentando su música en varios lugares de Berlín y estamos preparando una pequeña gira por Holanda y Noruega en primavera del año próximo. Sigo tocando con músicos de la escena de jazz de Berlin, dando conciertos que salen a veces de forma espontánea con formaciones aleatorias. En el Jazz se suelen dar las relaciones abiertas. Y en cuanto al Aarón Castrillo Band, mi quinteto, estoy ahora mismo en el laboratorio en proceso de composición. Me gustaría grabar mi segundo trabajo el próximo año. Quizás haga un Crowdfunding esta vez. No tengo prisa, me voy a tomar el tiempo que necesite cada tema.

 

Links del artista: 

Instagram

Spotify

Facebook

 

Fotos: A.C.


Para más contenido como éste, no dejes de visitar nuestra sección SOMOS BERLÍN PRESENTA.

A %d blogueros les gusta esto: