Saltar al contenido

MÚSICA ~ Darío Meta: «Me siento español pero podría sentirme de muchos sitios también»

De padres argentinos y nacido en España, Darío Meta se fue apropiando del gusto musical que había en su casa para, años más tarde, convertirse en músico profesional. Emigró a Lübeck, Alemania, y allí continuó su búsqueda artística. En esta nueva nota de SOMOS BERLÍN PRESENTA, te compartimos su historia.

Foto: Ebuen Clemente Jr.

¿Cómo describirías tu pasión por la música?

Me parece la mejor herramienta de comunicación ideada por el ser humano, un lenguaje potentísimo que tenemos que ocuparnos de cuidar y de difundir.

¿Cuándo y de qué modo recuerdas el nacimiento de tu interés por este arte?

Nació muy naturalmente. Vengo de una familia con gusto por la música y por la cultura, aunque sin músicos profesionales en ella. Empecé con las clases de piano a los 7 años y muy progresivamente esa tarea se convirtió en mi actividad y mi empeño principal. Con 17 años decidí seguir estudiando música en lugar de las otras carreras que me interesaban, y a partir de ese momento pude empezar a considerarme, humildemente, un músico profesional.

¿Qué nos puedes contar sobre tus años de formación profesional en los conservatorios de Castilla y León, así como en Freiburg y Lübeck? ¿Qué te llevas de ese tiempo?

Mucho esfuerzo, mucha voluntad de aprender, agradecimiento a mis maestros y también desilusiones. Pero desilusiones lógicas de un planteamiento académico que vive en paralelo a la realidad y muchas veces prepara de manera insuficiente para el hecho que es vivir en nuestro mundo. Desde el punto de vista de la música esta situación es flagrante. Fui muy activo como estudiante (también en la representación del alumnado dentro de la comunidad académica) y de todo ello queda un conocimiento más o menos objetivo de la enseñanza musical pública en mi país, y muchas ideas para mejorarlo y cambiarlo.

¿Nos compartes tus impresiones sobre las experiencias junto a The Green Orchestra y al director José Luis López Antón, y Fernando Ortiz?

The Green Orchestra fue un proyecto con el que di fin a mis estudios superiores en España, realizando conciertos benéficos. El que dirigió Jose Luis López Antón fue a favor de la Asociación contra la Leucemia de Salamanca. La colaboración con Fernando Ortiz tuvo lugar en el marco de los cursos de la Fundación Eutherpe, en la ciudad de León y fue con la Joven Orquesta Leonesa. Fueron hace ya muchos años.

¿Qué te inspira a volverte divulgador musical y comunicador? ¿Qué es el ciclo “Impropiano”?

Hace varios años que mantengo una actividad relativamente amplia como pianista y siempre me preocupé de escuchar las sensaciones del público. A veces me quedaba hablando con ellos tras el concierto sobre cosas relativas a los compositores y a las obras que resultaban muy interesantes y que muchos de ellos no conocían. Entonces decidí empezar a hablar y a decir todas esas cosas durante el concierto. Hablar con naturalidad aporta una mejor conexión con los oyentes y permite un espacio de compartir más honesto y cercano. Por otro lado, ImproPiano es un concierto divulgativo que tiene lugar cada año en la época de Navidad en Guadalajara (España) y es mi banco de pruebas para el resto de conciertos que realizo a lo largo del año en mi país y en el extranjero: todas las ideas que voy implementando como, por ejemplo, improvisar en los recitales, dirigir los conciertos a todo tipo de público, presentar las obras y a veces incluso contar chistes… las probé siempre antes en estos recitales. Por ejemplo, el concierto que ofrecí en el Ayuntamiento de Berlín en diciembre de 2017 también contaba con elementos que yo había ya ensayado en los conciertos de «ImproPiano».

¿Qué nos puedes compartir sobre tu propuesta “Piano, piano…”?

«Piano, piano…» es el título del programa que he interpretado en recital en distintos escenarios durante el año 2019 y con el que participé en el festival «Clásicos en Verano» de la Comunidad de Madrid.

Foto: Rocío Gato

Eres originario de España, ¿qué te impulsa a sentar base en Alemania?

Mis padres son argentinos y se conocieron en Madrid en los noventa. Me siento español pero podría sentirme de muchos sitios también… La cuestión de la identidad es para mí un debate inútil: la respeto, pero no la siento. La fortuna que me da esta nacionalidad es la de permitirme vivir en un país en paz, viajar y trabajar libremente donde quiera y vivir también prácticamente donde yo quiera, algo que no todos nuestros amigos de Hispanoamérica pueden decir.

En cuanto a mi periplo alemán, primero fui estudiante de intercambio en la Hochschule für Musik de Friburgo, y un año después me marché para estudiar un máster gracias a una beca para músicos españoles de la Fundación Alexander von Humboldt, que nació porque el señor Hezekiah Wardwell (fallecido en 1964) donó parte de su herencia para financiar estudios para músicos en Alemania. La fundación Humboldt se hizo cargo de la selección de los becarios.

Mi voluntad había sido estudiar en Alemania desde que tengo 18 años, así que cuando al fin lo conseguí (y con unas buenas condiciones para poder centrarme en mejorar como músico) me sentí recompensado. La búsqueda de mi nuevo destino en Alemania me llevó a conocer de primera mano muchos centros y universidades, profesores, compañeros, orquestas… con lo que pude formar un criterio más objetivo sobre el peso de la música (tanto clásica como de otros estilos) en la sociedad alemana y las derivaciones que ese peso conlleva.

Resides hace cinco años en Lübeck, ¿te ves ahí a largo plazo? Aparte, ¿qué te da esta ciudad, a diferencia de otra ciudad alemana?

Me marché de Lübeck mediando la primavera de 2019, por la razón que antes comentaba. Tuve la oportunidad de elegir entre esta ciudad y otras de Alemania, como Leipzig o Berlín para trasladarme a estudiar, pero la razón más importante fue mi profesor y tutor de mis estudios desde el 2016, Konrad Elser. Él y también la Escuela Superior de Música (Musikhochschule) me hicieron decidir. Gracias a su confianza no tuve dudas y me trasladé a Lübeck aun sabiendo que era una ciudad pequeña y con menos mercado cultural de lo que podría encontrar en otras. Y así fue, después de dos años muy bonitos y sintiéndome parte de una gran familia, me decidí a marcharme porque agoté la ciudad todo lo que pude y el sitio no me ofrecía posibilidades de desarrollo profesional ni me resultaba suficientemente estimulante. Planée mudarme a otra ciudad en Alemania pero después surgieron otras circunstancias que me llevaron a dejar Alemania (al menos por el momento): mi pareja, que se dedica a la gestión musical, recibió una buena oferta de una fundación pública española y decidí trasladarme con ella, modificando mi plan de seguir viviendo en Alemania.

¿Planeas volver a España, o quizás moverte a otro destino?

Mi vuelta a España no fue tan planificada (a mí me gusta planificar a un año y medio vista todos los proyectos, y en ocasiones es completamente necesario…) así que no descarto volver a vivir en Alemania o en otro país europeo en un futuro. Pero para los próximos años mi centro de operaciones estará en España y espero poder viajar a menudo a Alemania para cumplir todos los compromisos que tengo pendientes y seguir visitando a todos los amigos que allí tengo.

Foto: Tadas Mikuckis

¿Proyectos actuales y a futuro?

Actualmente mi actividad está muy diversificada entre la agenda de conciertos (que puede seguirse en mis redes o en mi página), mis colaboraciones con algunos medios de comunicación en España y mi trabajo como profesor en el Conservatorio Superior de Música de Castilla y León (en Salamanca, España). También colaboro con marcas importantes como Yamaha realizando actividades de divulgación musical en la sociedad.

Links:

Web: http://www.dariometa.com
Instagram: https://www.instagram.com/dariometa/
Facebook: https://www.facebook.com/dariometapiano

 

Portada: Sergio González


Para más contenido como éste, no dejes de visitar nuestra sección SOMOS BERLÍN PRESENTA.

A %d blogueros les gusta esto: