Saltar al contenido

FOTOGRAFÍA ~ Paloma Aliaga: «En Berlín todo es muy incierto»

En esta nueva nota de Somos Berlín Presenta, te compartimos la historia de Paloma Aliaga, fotógrafa argentina que desde hace tres años reside en Berlín, buscando su identidad artística y continuando con una profesión que la apasiona desde pequeña.

Paloma Aliaga

¿Cómo describirías tu pasión por la fotografía?

Más que una pasión, la fotografía es inherente a mi persona. La práctica fotográfica es mi cable a tierra. En mi trabajo personal es una manera de canalizar mis emociones; una necesidad de mostrar mi visión del mundo. Hay cosas que solo se pueden comunicar a través de imágenes y el valor que les damos nos hace reconocernos como humanos.

¿Cuándo y de qué modo recuerdas el nacimiento de tu interés por esta disciplina?

Desde chica siempre tuve cierta fascinación por las fotos. Me pasaba horas mirando álbumes familiares. Me llamaba mucho la atención el paso del tiempo, ver cómo todo iba evolucionando a través de las fotos. Desde los personajes, sus vestimentas y cambios de look, lugares… hasta los diferentes colores y texturas del papel. Siempre digo que la fotografía para mí es un viaje en el tiempo, un registro de lo que ha sido y queda inmortalizado a través de un referente. Creo que mi interés fue creciendo con el tiempo y fue evolucionando conmigo, amoldándose a diferentes etapas de mi vida hasta convertirse en mi verdadera vocación.

¿Qué nos puedes contar sobre tus años de aprendizaje, de la mano de nombres como Pablo Garber, David Beniluz, Filiberto Mugnani y Lautaro Bianchi, entre otros? ¿Qué te llevas de ese tiempo?

Creo que unx nunca deja de aprender. Cada referente, con sus diferentes disciplinas, tuvo un impacto positivo y enriquecedor en mi formación. Mas allá de la técnica, que es estrictamente necesaria, en mi caso siempre estoy experimentando y buscando nuevos influyentes y nuevas perspectivas que me otorguen herramientas y me guíen a transmitir con más claridad mi visión de las cosas.

En 2012 obtuviste mención especial en el programa «Ser Voluntario en Imágenes», ¿qué puedes contarnos sobre esta experiencia?

Mas allá de la mención especial, “Ser Voluntario en Imágenes” fue el despertar de lo que realmente me gusta: la fotografía documental-social. Hasta el momento no tenía muy claro cómo utilizar la fotografía de una manera responsable. Participé en este concurso que organiza Asociación Civil Rumbo Sur en Buenos Aires, con material que tomé de voluntarios en la Cruz Roja Argentina. Conectarme con esta nueva modalidad me abrió los ojos. Tenía una gran necesidad de mostrar lo que yo veo de la sociedad, esa realidad que está sucediendo y no es siempre visible por otros medios. Lograr esa intimidad con el contexto me permitió acercarme desde un lugar más humano a realidades más vulnerables y visibilizarlas a través de mis fotos.

¿Qué influencia tiene Argentina, tu país de origen, en tu fotografía?

Argentina me preparó para el mundo de una manera bastante particular. La capacidad de adaptación a los cambios, que por defecto viví desde chica, facilitó mi vida como inmigrante y también en mi camino como fotógrafa. La perseverancia y el nunca olvidarme de mis valores que, también, están ligados a mi estilo fotográfico son grandes influencias que me he traído de mi país.

Actualmente colaboras con el proyecto KuB (Kontakt und Beratungsstelle für Flüchtliche und Migrant_innen), ¿qué puedes contarnos al respecto?

KuB es un centro de asesoramiento para refugiados e inmigrantes, es una asociación sin fines de lucro con sede en Berlín-Kreuzberg. Mayormente se ofrecen servicios de asesoramiento gratuitos sobre el derecho de asilo y el derecho de residencia. Dentro de KuB, nuestro grupo de arte proporciona talleres para niños y niñas en centros de dormitorios temporales para refugiados y solicitantes de asilo. Nuestra idea es que a través de nuestros talleres de arte, puedan explorar la creatividad en todas las disciplinas y al mismo tiempo brindarles un espacio en donde sentirse contenidxs e integradxs.

Hablemos de Berlín, ¿cómo te va tratando la ciudad? ¿Hace cuánto tiempo vives aquí?

Vivo en Berlín hace 3 años. Como todo en la vida, he tenido momentos altos y bajos. En Berlín todo es muy incierto. Es una ciudad intensa y por momentos agobiante. Pero hay algo de esa intensidad que me gusta, me motiva y me mueve. Como decía antes, la perseverancia es clave y los buenos momentos siempre superan a los malos.

Por otra parte, ¿qué lugares te gusta frecuentar y explorar? ¿Qué aprendizajes te da Berlín?

No hay lugares específicos que me guste frecuentar. Creo que salir a caminar en cualquier horario por las calles berlinesas ya es toda una aventura. Siempre cámara en mano, nunca deja sorprenderme. Me fascina observar a la gente y detenerme en los detalles: involucrarme con mi entorno cumple un papel fundamental a la hora de disparar una foto. Me gusta que sea una ciudad joven, abierta y tolerante. Rica en diversidad, historia, arquitectura. Es un lugar accesible al arte y eso es muy valioso. Trabajar la paciencia es un gran aprendizaje que me da Berlín. Muchas veces nos ponemos presiones que nos hacen caer en inseguridades. Aprendo a confiar en mí misma al enfrentar situaciones adversas.

¿Proyectos a futuro?

Al momento estoy trabajando en varias series, como “Menschen von U-Bahn”, “No Place”, “Chicos”, nada a corto plazo. Me cuesta cerrar mis series, siempre encuentro motivos para seguir sumando material. Elijo trabajar en analógico porque me conecta de una manera más detenida y profunda con lo que hago. Creo que mi gran proyecto es poder seguir haciendo fotos, que es lo que me gusta. En estos tiempos que vivimos, gracias al capitalismo, a veces perdemos el foco y nos vemos obligados a buscar alternativas para sobrevivir. Para muchxs, vivir de lo que les gusta es un privilegio.

Links:
Sitio Web: www.palomaaliaga.com
Instagram: @paloma_aliaga
Instagram: @aramolara


Portada: Araí Moleri


Para más notas como ésta, te recomendamos visitar nuestra sección Somos Berlín Presenta.

A %d blogueros les gusta esto: