Saltar al contenido

MÚSICA ~ Ezequiel Balseca: «Mi pasión por la música radica en gestionar momentos»

En esta nueva nota de Somos Berlín Presenta, te compartimos el perfil de Ezequiel Balseca, músico ecuatoriano, quien formó su carrera en Ecuador y España, para luego abrirse paso en países como Polonia, República Checa y Lituania y, finalmente, radicarse en Stuttgart, Alemania.

¿Cómo describirías tu pasión por la música?

Por un lado, como un camino que encontré hacia mi autosuperación. No soy especialmente un músico por naturaleza, lo noté mientras cursaba mis estudios. Sin embargo, la música me ha dado la posibilidad de expresarme genuinamente en algunas ocaciones. Pasa poco, es escaso y a veces deja de pasar por un largo tiempo pero, seguramente, mi pasión -por así decirlo- radica en gestionar esos momentos.

¿Cuándo y de qué modo recuerdas el nacimiento de tu interés por este arte?

Seguramente cuando estudiaba en el conservatorio Franz Liszt. No quiero hacerles publicidad, pero es verdad que mi encuentro con algunos de mis maestros durante ese periodo fue crucial. Muchos de los intereses musicales, estéticos y artísticos en general que compartieron conmigo siguen guardados dentro de mí. He intentado alejarme de ciertas ideas y visiones estéticas heredadas en los últimos años, pero de una u otra forma son parte de mi lenguaje artístico.

A los 18 años emigras a España para estudiar en el Conservatorio del Liceu de Barcelona. Previo a ello, te inicias musicalmente en Ecuador, tu país natal. ¿De qué manera influenció el ambiente musical de tu tierra en tu música actual?

Posiblemente me decidí por estudiar Jazz, debido al ambiente musical que Quito pudo ofrecerme en ese entonces. Fue un buen momento para estudiar música en Quito. Además el conservatorio Franz Liszt llevaba a cabo un programa de jazz donde varios de los profesores eran músicos activos de la capital. Recuerdo que habían tres escuelas de Jazz funcionando en ese momento; había alguna que otra jam de Jazz donde se tocaba swing. Algunos músicos estaban muy emocionados con el tema y algunos conocidos volvían de USA tocando muy bien. Quería poder tocar con ellos y seguramente ese periodo influenció en mis estudios posteriores.

 

Durante dos años trabajaste en Polonia y en el centro-este de Europa, ¿cómo se dio la oportunidad y qué es lo que asimilaste de la experiencia?

Casi dos años. Un año antes de terminar mis estudios tomé el program Erasmus, fui a Polonia por un semestre y seguramente esa decisión cambió mi vida. Después de salir de Ecuador me adapté a vivir en Barcelona rápidamente. Pensé que terminaría -con suerte- dando clases en alguna escuela de música y teniendo una vida tranquila. Sin embargo, al volver a España tuve la impresión de que aún podría conseguir algo más en Europa. Había creado lazos con varios colegas que más tarde me darían una mano para ir a Polonia.

Al terminar mi Bachelor y volver a Polonia, me enfoqué en escribir nueva música para mi nuevo trío, además quería estudiar un Master pero tenía algo muy claro en mente: necesitaba conseguir un lugar adecuado donde pudiese desarrollar mis proyectos personales. Durante mi tiempo en Polonia grabé con el trío en Berlín. Pude tocar en algunas ciudades polacas pero inmediatamente me di cuenta de que la mejor forma de conseguir una estabilidad para mis proyectos -que estaban comenzando a germinar- era establecerme en Alemania.

En cuanto a la experiencia, creo que mi paso por Polonia me hizo entender el potencial cultural que tiene el Este de Europa. Es un mercado por explotar y, siempre que puedo, recomiendo organizar tours por Polonia, República Checa o Lituania a otros músicos.

Compártenos tu experiencia de trabajar en el Owen Langer Group de Hannover.

Owen es un gran amigo. Lo conocí en Barcelona hace ya más de cinco año y a pesar de que hace tres años decidiera volver a Alemania nunca perdimos el contacto. Incluso hoy en día nos escribimos de vez en cuando y creo que le debo en parte mi actual interés por los Odd Meters. Tuve la suerte de colaborar en su proyecto, también en su Live Streaming Concert en Berlín, hace dos años. De la misma forma aprecio todo el trabajo hecho en Barcelona y solo puedo decir que es una de esas formaciones que me dejó mucha música.

¿Qué nos puedes contar de tu colaboración con el Super Sax Project?

Pues, de la misma forma que con Owen, conocí a su director cuando viví en Barcelona. Creo que a veces se intenta desasociar la importancia de una buena amistad cuando trabajas como músico y este no era el caso. Super Sax fue un proyecto fundado por amigos que ha crecido gracias a su organización, dedicación, amistad y por supuesto los grandes arreglos de Roger Mir (director). Aún recuerdo las comidas grupales y el buen rollo, no recuerdo cuándo dejé la agrupación exactamente (ya hace mucho tiempo) pero estuve en sus filas hasta la grabación de su EP «Meteoro».

¿Y con respecto a Sandra Artigas y Christian Lillinger?

La experiencia que tuve con Sandra fue de alto aprendizaje. Podría decir que fue un taller permanente sobre cómo acompañar apropiadamente una cantante de jazz. Además debo resaltar el trabajo que hicimos tocando los arreglos de Blossom Dearie, es increíble lo que puede pasar cuando encuentras colegas con los que sencillamente tienes ciertos gustos en común.

Fue completamente contraria mi experiencia con Christian Lillinger, si ya has escuchado su música sabrás a lo que me refiero. Seguramente tocar su música habrá sido mi primer contacto con el Avant Garde alemán. Recuerdo los ensayos infinitos y las horas de reflexión cargadas de incertidumbre. Ahora, también debo decir que fue de los pocos «artistas» con los que he tenido la oportunidad de tocar. Christian siempre causa controversias y si nunca has estado en un concierto de este tipo… prepárate, porque no será un viaje melódico hacia tus recuerdos musicales Hollywoodenses. Sin embargo, es de los pocos performances en los que he participado, donde la música se tomaba tan en serio.

¿Proyectos actuales y a futuro?

En cuanto a mis proyectos personales actuales, sigo trabajado con mi trío, el «Ezequiel Balseca Trio» con los que esperamos grabar un Live Concert en Bix Jazzclub, Stuttgart. Además estoy comenzando un proyecto de piano solo, después de haber ganado el Steinway & Sons Förderpreis 2019 en Stuttgart y haber obtenido en tercer premio en la International Baku Jazz Competition 2019 en Azerbaiyán. Me siento muy motivado con este nuevo proyecto, en ambas concursos tuve que preparar un repertorio de piano solo, por lo que esta experiencia ha dejado una nueva línea de trabajo en mi estudio diario. Por cierto, estaré tocando a piano solo este «8 de enero del 2020» en La casa de la Música, Quito. En cuanto a los proyectos actuales en los que colaboro o colaboraré en los próximos meses: Ahmed Ajabi Quartet, Jonas Vogler / Palindrom y Simon Bremen Quartet.

 

Portada: Steve Johnson

 

SUS LINKS:

YouTube: https://www.youtube.com/channel/UC1byS7D-NTTKw_GPMmSISlw 

SoundCloud: https://soundcloud.com/ezequiel-balseca/eze-solo-asilo


Para más notas como ésta, no dejes de visitar nuestra sección SOMOS BERLÍN PRESENTA.

A %d blogueros les gusta esto: